Light Blue Pointer

La leyenda de Tarzán (2016)


La jungla consume todo, reza por los viejos, los enfermos, los débiles; pero nunca por el más fuerte.
Título: La leyenda de Tarzán (The Legend of Tarzan)

Género: Acción, Aventura, Drama.

Duración: 1h 50min.

Director: David Yates.

Actores: Alexander Skarsgård, Christoph Waltz, Samuel L. Jackson, Margot Robbie.



Y, estrenamos las reseñas de cine, con esta película que fui a ver recientemente. Antes de adentrarme un poco, en lo que es mi opinión quiero explicar algunas cosas de la trama.

La historia se centra casi diez años después de lo que uno se cansó de ver en la conocida película animada de Disney. En el inicio, vemos a un Tarzán (Alexander Skarsgård) adulto, convertido en todo un caballero, que usa su nombre de nacimiento John Clayton III y tiene cierto renombre en Londres.
En cierto momento, el recibe una invitación del Rey Belga para regresar a la tierra dónde él se crio. En un inicio, él se muestra renuente a aceptar, pero George Washington Williams (Samuel L. Jackson) le informa de unas altas sospechas que tiene en contra del Rey Belga ya que tiene grandes razones para creer que quiere conquistar todo el Congo africano.



Finalmente, termina emprendiendo un viaje hacia aquella peligrosa y salvaje tierra acompañado del Señor Washington y su esposa Jane Porter (Margot Robbie).
Obviamente, allí las cosas no salen nada bien. Tarzán se verá envuelto en conflictos que traen muchos recuerdos de su pasado, mientras que a su vez tratará de liberar al Congo del yugo que lo trata de controlar.
Una trama muy cuidada, cargada de detalles en que solo los buenos espectadores van a reparar. Hay mucho drama se filtra entre las fibras de la acción, muchas escenas cruentas que te cortan la respiración y te dejan sin aire, como aquel vagón de tren ensangrentado cargado de toneladas de marfil… ¿Pensaron en cuántos elefantes fueron asesinados por ambición solo para llenarlo?



Los personajes que veremos, son bastante simples y estereotípicos. No vamos a encontrar nada sorprendente, ya que esto no deja de ser una película hollywoodense y bastante predecible. Veremos un Tarzán que, una vez de vuelta en África, retoma su personalidad salvaje y animal; a una Jane con un carácter muy fuerte y rebelde, incluso hasta a veces un poco exagerado —solo una loca le escupiría la cara al villano de turno en medio de un barco lleno de hombre de los malos y con cara de violadores sedientos de sangre—. Por otro lado, George es como la nota de color y frescura de la trama, de vez en cuando soltando chistes para alivianar la tensión, pero que tiene un pasado delicado del cual habla y se quiere reivindicar. Y, Leon Rom (Christoph Waltz) es un villano más, demasiado ambicioso del que no hay mucho por decir.

Los efectos visuales son impecables y están muy bien cuidados. Por momentos, realmente sentís que la selva te envuelve. El sonido podría haber sido mejor, no es algo que destaque, pues queda opacado por la atención que se le dio a la imagen.



En sí, creo que es una película que se está tomando muy a la ligera. Como otra más del montón, que solo sirven para pasar un buen rato. Sin embargo, para mí no es así. El film se presta muchísimo para la reflexión de temas muy delicados como la matanza indiscriminada de animales solo por simple ambición del hombre; la destrucción de tribus originarias de África solo por el avance del capitalismo y la esclavitud de sus miembros; como también las guerras civiles. Si vieron la película y no se pararon a pensar si quiera un poco en estas situaciones, les pido que se detengan aunque sea unos segundos a replanteárselas. Detrás de los actores esculturales y de taquilla, se encuentran las reflexiones, la esencia de esta película y nosotros como espectadores debemos sacar provecho de ello.



0 comentarios:

Publicar un comentario

Con la tecnología de Blogger.